martes, 20 de noviembre de 2012

Abonando el terreno



¿Qué hacer cuando no tienes conexión a internet, cuando no tienes disponibilidad de video u ordenadores, cuando el centro está patas arriba por la mala gestión de las autoridades educativas y "no puedes hacer nada"? Pues lo de siempre, luchar contra los imponderables, jugar al “No hay nada imposible”. -Y desesperarse una un poco, claro.- ;-)

Y estrujar la sesera para ver cómo sacarle partida a lo poco que tienes, cómo hacer realidad eso de "imaginación al poder"...

En esas estábamos, y en la tarea auto - impuesta de formar al futuro espectador, sí o sí, aunque esté en un centro de una población que no tiene cine, y no pueda proyectarles ni un triste corto...De momento.Todo se andará.

No pasa nada, tiro de lo que tengo, y lo que tengo es las películas que han visto, su memoria de lo que aman, de lo que prendió su retina y llegó a sus corazoncillos... ¡y a los nuestros! Lo que tengo es el área desde la que trabajo, la Educación Plástica y Visual, y tiro de memoria cinematográfica, y tiro de dibujo expresivo, que es lo que estábamos trabajando, y de los elementos del plano para componer una imagen, y… de líneas,y puntos y planos...

Y mis alumnos, que tienen mas visión que una misma cuando me ciego con la falta de medios, los consabidos recortes y la penuria de la conexión wifi, me sorprenden con estos trabajos, la mayoría perfectamente reconocibles, de imágenes de personajes de cine. Porque al final, lo más sencillo es trabajar con lo que uno ama de verdad, en este caso, el cine.

Quizá me diréis: "El que no se consuela es porque no quiere", puede ser, pero para ir abonando el terreno, para ir creando o (re)creando el vínculo afectivo del alumnado con el cine, en realidad, hace falta muy poquito, y, como muestra, un botón: AQUÍ el link con la tarea planteada, y ACÁ una presentación con los resultados. Espero que os gusten.


                                                   

1 comentario:

  1. Hola Inma, yo decidí hacer tiempo jugar con lo tenía y contar con lo que tienen los chavales en su casa. He estado cinco años trabajando con un blog de aula sin ordenador en clase ni PDI, ni nada. Pero mis alumnos se volvían locos con el blog usándolo en su casa. Todo es cuestión de ponerle imaginación y mucha magia. Por eso, te mando mucho ánimo y polvitos mágicos, para que sigas animando y abonando terrenos. Porque, ya lo has visto, los niños te lo devuelven con creces. Un abrazo fuerte, Ana

    ResponderEliminar